Gastronomía sostenible: ¿Es posible cuidar nuestro planeta desde la cocina?

Gastronomía sostenible

¿Sabes en qué consiste la gastronomía sostenible y por qué este término ha logrado una gran aceptación en los últimos tiempos? Vamos a tratar de explicarlo a lo largo de este nuevo post de nuestro blog. Esperamos que os sea de utilidad, pero que también os presente una alternativa actual y sostenible a las opciones más tradicionales que hemos tenido hasta ahora. 

En primer lugar, la gastronomía es la disciplina que estudia nuestras relaciones con la alimentación, así como el entorno cultural en el que se cocina. Aunque no nos demos cuenta en primera instancia, nuestro modelo alimentario implica un gran daño a los ecosistemas, mucho más grande de lo que podríamos imaginar. 

Por ejemplo, algunos datos que consideramos interesantes: ¿Sabías que nuestro modelo alimentario supone entre el 21% y el 37% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero? Otro más: ¿Sabías que un tercio de los alimentos producidos a nivel mundial se pierden o se desperdician? Sin duda, dos datos para reflexionar. 

¿En qué consiste la gastronomía sostenible?

Se podría definir la gastronomía sostenible como un movimiento actual dentro de esta actividad que defiende una cocina que no desperdicia ni abusa de los recursos naturales ni tampoco perjudica al medioambiente y a la salud. Por cierto, ¿conoces cuáles son algunos de los alimentos imprescindibles para la salud más importantes? Te los explicamos en este post que te dejamos enlazado a continuación. 

La primera misión de esta nueva visión es la de concienciar. Es, además, lo más difícil. Que la sociedad entienda cuál es el verdadero impacto en nuestro planeta del modelo alimentario actual y por qué resulta tan relevante cambiarlo y sustituirlo por alternativas que apuesten por la preservación del medioambiente. 

Según la Asamblea General de las Naciones Unidas, la gastronomía no deja de ser una potente herramienta para combatir la crisis climática. Hay que tener presente que solo en nuestro país, la alimentación de una persona supone la emisión de 1.900 kilos de dióxido de carbono, una huella hídrica de cerca de un millón de litros de agua y la utilización de una extensión de terreno aproximada de 3.400 metros cuadrados. Del mismo modo, el total de desperdicios en España asciende a los 1.364 millones de kilos, lo que supone casi 31 kilos por persona al año. Casi nada. 

Por eso, en los últimos tiempos han ido saliendo toda clase de propuestas para una gastronomía sostenible con el desarrollo y con el medioambiente. Entre la iniciativas más importantes, destacar la creación de una Red de Ciudades Creativas que apueste por mejores prácticas y colaboraciones en varios campos, destacando entre ellos la gastronomía. Del mismo modo, también se están intentando implantar dietas ecológicas que sean mucho más saludables y sostenibles para la sociedad.